Mil opciones en Ulia

Así titulaba el Centro de Interpretación de Ulía su última exposición fotográfica que incluía, entre otras, imágenes de nuestro querido parque. La novedad es que hubo foto ganadora ¡y fue nuestra!.

parque-viveros-de-ulia2

¡Gracias a Anna, Alex, Nina e Iñigo por esta preciosa foto!

Los premiados acudieron con gran ilusión a recoger su galardón, pero, como amantes de este magnífico entorno verde que es Ulía quisieron celebrar, por encima de todo, su preservación y las mil posibilidades que, en efecto, a día de hoy nos ofrece. Así como la necesidad de cada vez más donostiarras de poner este precioso tesoro natural (que incluye, por supuesto, el parque de Viveros de Ulía) en valor.

Una reivindicación muy natural

Lo cierto es que, por suerte, cada vez somos más conscientes de la importancia que tienen el desarrollo y mantenimiento de las zonas verdes en las ciudades y debemos reclamarlo sin complejos. Niños y mayores necesitamos el contacto con la Naturaleza de forma regular, sin necesidad de viajar lejos de nuestras casas.

Los efectos positivos que tienen estos espacios verdes sobre cualquiera de nosotros aumentan, según contrastados estudios, el desarrollo de la conciencia ecológica, el proceso de enraizamiento de la comunidad o nuestra salud mental y física, entre otros.

Pero, sin necesidad de ponernos demasiado teóricos ¿quién no ha sentido el poder balsámico de un paseo o, sencillamente, un rato de calma en un entorno natural, sin los coches, las prisas ni las bocinas que normalmente nos acompañan en nuestro frenesí diario? Basta adentrarnos en ellos para comprobarlo. Y si lo hacemos con nuestros hijos, que parecen ser conscientes de ello de forma natural, aún mejor.

En este contexto cabe mencionar un proyecto como Bihotz Inguru baso-eskola. Realizan colonias y, ahora también, durante el curso escolar, disfrutan de la naturaleza de este monte de Ulia como lugar de juegos (junto al Centro de Interpretación de Ulía), dedicando su tiempo y saber a la educación al aire libre para los más pequeños. Siguiendo la estela de países como Alemania, Suecia o Noruega, llevan aplicando este modelo pedagógico basado en el juego y la interacción con la Naturaleza con gran éxito desde hace años. Una innovadora e interesante opción más dentro de este universo de posibilidades que nos regala a diario nuestro monte Ulía.

Acércate y verás

Ulia no se termina en sus incontables y hermosos senderos por los que perdernos es un placer, ni en sus rincones de ensueño, ni siquiera en su flora y su fauna, de una riqueza imposible de resumir en unas líneas… A sus pies nos regala, además, el parque de Viveros de Ulía, otra joya que quisiéramos compartir con quienes aún no lo hayan descubierto, como la gran zona verde al alcance de todos que es (y esperamos siga siendo por muchos años.) 😉

Aquí, como muchos sabéis, se viene a pasear, a leer, a charlar con los vecinos, a jugar. A meditar, a trabajar en equipo, a cultivar la tierra. Es un parque de todos y para todos. Gestionado por los propios vecinos. Niños, jóvenes, padres, ancianos. Todos pueden encontrar aquí un lugar a su medida.

Un paraíso a pie de calle

El parque ofrece, entre otras, una iniciativa semanal y gratuita denominada Txiki-Foxes, orientada a dejar que nuestros txikis descubran, a partir de los recursos naturales del parque, cómo realizar los más variados experimentos, actividades o preciosas obras de arte guiados por su curiosidad e imaginación… ¡Si aún no la conoces este otoño es el momento!

¡A ver qué puedes hacer con tus manos! Éstas son algunas de las obras de arte realizadas por los niñ@s en la iniciativa de ayer, como todos los jueves, en el parque de Viveros de Ulia.

Aunque no tiene por qué haber una actividad en naturaleza para poder disfrutar de ella y eso es lo que se hace en el parque. Y si no, trae al niño y verás cómo te enseña que no necesita más que lo que ve para disfrutar de ella ; )

Aquí muchos han descubierto, además, la posibilidad de explorar a sus anchas un medio natural que resulta seguro dadas sus dimensiones y características. Es el paraíso del juego libre para ellos. A dos pasos de casa pueden, por fin, soltar la mano de la ama y correr, saltar, esconderse, trepar árboles, observar pájaros, atrapar bichos, comer frutos de los árboles… Mientras nosotros podemos jugar con ellos, observarlos o, sencillamente, ver las nubes pasar…Relajante, verdad? ¡Y además  bueno para la salud!

Enseñemos, pues, a nuestros hijos a respetar y disfrutar de la naturaleza. Nadie mejor que nosotros (padres, tíos, abuelos) para explicarles la importancia de cuidar y proteger nuestro entorno. Como es el caso de este emblemático rincón, cuyo valor natural, histórico y cultural ha quedado avalado por asociaciones del prestigio de Aranzadi y que muchos defenderemos con uñas y dientes de un proyecto urbanístico que prevé convertirlo en cemento en no mucho tiempo…

¿Nos ayudas a protegerlo? PARKEA BABESTU!

Advertisements
Tagged with: ,
ekimenak, eskolak, familiak, parkea-n argitaratua

Iruzkin bat utzi.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: