Un domingo para recordar

Txalo bero bat zuentzat. Muchas gracias a todos. Tras tres días de trabajo intenso por parte de todos los voluntarios implicados en el parque, el jueves nuestros Txiki-Foxes estuvieron pasados por agua (¡qué manera de llover!) y emularon a Peppa Pig y su parentela saltando hasta cansarse en los charcos de barro (no se arrugan ante nada). Y llegó por fin nuestra cita del domingo. A decir verdad, con grises augurios de tormenta y muchas dudas respecto a si habría “bajas” a la hora citada (lo del sábado podría haber desanimado a cualquiera).

Pero muchos debieron pensar eso de “al mal tiempo buena cara…” La gran foto reivindicativa nos esperaba y, contra todo pronóstico, una gran cantidad de gente se animó y vino a apoyar la causa. Paraguas y botas katiuskas fue todo lo que necesitaron para presentarse, puntuales, y retratarse juntos contra la destrucción del parque. Y hubo recompensa, pues a medida que avanzaba la mañana comprobamos que, finalmente, las nubes sólo estaban allí, burlonas, dedicadas a observar desde el cielo nuestro feliz ajetreo.

Aitas y amas con sus txikis en brazos o en sus carritos, amoñas con sus nietos, vecinos, voluntarios… Más de ciento cincuenta personas se acercaron desde distintos lugares hasta el parque y posaron, orgullosos y divertidos, en una gran foto de familia que simbolizaba de la forma más simple y poderosa al mismo tiempo un NO con mayúsculas al plan de urbanización previsto para este hermoso lugar.

ULB-Parkearen-babesean2

Tras este emocionante momento, una ola de espontáneos aplausos dio paso a la intervención de Leire y Jota, dos de los voluntarios de ULB que día a día se afanan por mantener vivo el parque y su proyecto a fuerza de trabajo y optimismo.

Subidos a un banco del parque como todo escenario, desgranaron en pocas minutos todo lo que, desde la Asociación de Vecinos de Ulía y el propio ULB, se viene trabajando y está previsto hacerse en aras del enriquecimiento y mantenimiento de este lugar, así como las actividades que se iban a desarrollar durante las próximas horas.

Recordemos que era día de Auzolan, visitas guiadas por el parque y, cómo no, actividades para los Txiki Pups y Txiki-Foxes más aguerridos.

Para ellos (y sus amas y aitas, que curraron de lo lindo) se dispuso un bancal (previsto justamente para “Txiki –plantaciones” futuras) que necesitaba ser reparado por completo. No es difícil imaginar su emoción al contar con licencia total para arrancar mala hierba, sacar enormes piedras o escudriñar la tierra en busca de lombrices… utilizando atxurras, guantes y palas ¡como los mayores! Aunque no sólo los más pequeños disfrutaron. Prueba de ello es que el trabajo en equipo dio excelentes resultados. ¡Y ya tenemos otro bancal listo para ser plantado!

También tuvimos espectáculo de pompas de jabón. Para ello, se preparó todo el material con los txikis de principio a fin (palos encontrados por el parque atados a unas cuerdas, la mezcla del jabón a utilizar, etc.) El trabajo mereció la pena, el resultado no hay más que verlo. ¡Muy bien, Luara!

Lo de la cabaña fue espectacular. Niños y mayores trabajaron con troncos de bambú, cuerdas y hojas de palmera hasta conseguir nada menos que esto… ¿Increíble, no?

This slideshow requires JavaScript.

Como siempre sucede en todo entorno natural, los niños jugaron además de forma libre explorando de aquí para allá en los estanques de renacuajos, subiéndose a los árboles, enredando con el serrín de la caseta/ rincón de lectura o incluso creando “espíritus” de arcilla como éste, que nos muestra Jon así de orgulloso. Y no es para menos.

Además hubo sorpresas. Ya hacia el mediodía, la incombustible Anna hizo gala de su talento como cantante (es una caja de sorpresas, desde luego) en un magnífico y cálido concierto de Jazz que transcurrió en uno de los invernaderos a manos de su banda habitual, que decidió acompañarla en un día como este de la mejor forma posible. A todos ellos, gracias.

Un día muy chulo el domingo. Tanto, que la cosa se alargó. Nadie parecía querer despedir una jornada así de especial. En las campas, varios grupos charlaban relajados con la música sonando de fondo. Dentro del invernadero, mayores y pequeños se movían al ritmo de la música y picaban las patatas y aceitunas que algún alma generosa decidió compartir (la hora de comer rondaba, implacable…) Incluso hubo quien brindó, con un vermú, a la salud del parque, en vasos improvisados con botellines de plástico partidos por la mitad… ¿Ingenioso, verdad? Y solidario. Como el espíritu de este parque. Y el de todos los que os acercasteis en su favor este domingo para recordar.

Advertisements
Tagged with: ,
auzolan, ekimenak, familiak, parkea-n argitaratua
One comment on “Un domingo para recordar
  1. […] Tras la “resaca” del domingo, que por suerte para ULB y todos los defensores del parque resultó… (recordaréis que hubo cita para fotografiarse contra su urbanización a finales de año), su atmósfera estaba intacta. Había algún voluntario trabajando en las baratzas, un par de vecinos leyendo un libro al sol en alguno de sus bancos, y, cómo no, varios Txiki Pups acompañados de sus “mayores” salseando aquí y allá ¡como todos los martes! […]

    Atsegin dut

Iruzkin bat utzi.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: